miércoles, septiembre 20, 2006

HABLANDO DE FRUTAS TROPICALES...


Ya es época de mandarinas!, ya puedo comer sus jugosos gajos, saborear su aún agridulce sabor y mancharme las manos con el extraño zumo que emana de ellas…

Pequeñas, grandes, verdes o maduras, increíble es el sabor de las mandarinas, todas ellas tienen su encanto, ninguna sabe igual que otra (eso es lo interesante), cada una se disfruta de manera única y diferente, nunca comeré suficientes mandarinas en esta vida…

Espero que esté año haya muchas y muy buenas mandarinas porque para mi, nunca hay suficientes y creo que es tiempo de que pueda comerlas todas…

Delicioso cítrico que endulza los momentos más inesperados, ya percibo el olor a mandarinas, aunque desde hace un tiempo lo huelo, solo lo huelo…

A mandarinas es a lo que (creo), debe oler la felicidad…

2 comentarios:

Alondra Turbinilla dijo...

Muy mandarinezca tu entrada...

A mi sólo me gustan...

=D

Mary dijo...

No escuche nada de jugo de mandarina!!!!. Sera acaso, que solo el gusto de la brujita por las mandarinas, permanece solo en lo solido, cuando puede escogerla al simple tacto con los dedos de su mano, o al contacto de un gajo con los labios abiertos, solo un poco, saboreando ese dulce nectar que producen las mandarinas. Yo diria que hay suficientes mandarinas para la bruja, solo que aun no estan maduras, asi que la bruja de las mandarinas tendra que esperar, pero el consuelo esta, en que cada dia que pasa, esas mandarinas seran el mas dulce nectar que jamas bebiera.